Dolor y extracción de las muelas del juicio

Las muelas del juicio, o terceros molares, son los últimos dientes en formarse, generalmente entre los 16 y los 22 años

Las cuatro muelas del juicio son los últimos molares situados al final de la boca, en la parte superior e inferior. No todo el mundo tiene muelas del juicio. Además, si no empujan a los otros dientes, pueden salir y funcionar como otros molares para masticar.

Dolor e infección de las muelas del juicio

A menudo, las muelas del juicio quedan retenidas en la mandíbula y no erupcionan a través del tejido gingival. A veces, las muelas del juicio están torcidas y provocan caries o enfermedad periodontal. Si están torcidas, retenidas por otros dientes o están cubiertas por una capa de tejido gingival, la placa y los alimentos pueden introducirse alrededor del diente y provocar caries, enfermedad periodontal o infección de la muela del juicio.

Las radiografías muestran si tienes muelas del juicio y cómo están ubicadas en tu mandíbula.

¿Hay que extraer las muelas del juicio?

En muchos casos, es mejor extraer una muela del juicio que está retenida. En función de la ubicación de la muela, puede extraerse en la consulta del dentista o en la de un cirujano dental.

Consejos para una recuperación rápida, tras una cirugía de cordales:


  • Aplica hielo sobre la mejilla para tratar la hinchazón. Ponte compresas de hielo durante 30 minutos y descansa otros 30 minutos
  • Muerde gasas limpias para detener el sangrado
  • Come alimentos blandos y bebe mucho líquido
  • No mastiques alimentos duros o crujientes por las zonas sensibles
  • Cepíllate los dientes con cuidado el día después de la intervención
  • Sigue las instrucciones de uso de los medicamentos que te recomiende su dentista
  • No uses pajitas para beber, ya que la succión puede desplazar el coágulo sanguíneo al hueco del diente
  • No bebas líquidos calientes
  • Tu dentista te indicará si debes usar un enjuague bucal


Llama a su dentista o a tu médico de inmediato si tienes un sangrado excesivo, hinchazón, dolor fuerte o fiebre. Después de la extracción de la muela del juicio, pueden pasar semanas o meses hasta que la herida se cure completamente.


Asegúrate de seguir todas las instrucciones de cuidado en casa que te haya proporcionado tu profesional dental